22 mayo 2016

Un SÍ por el cambio

Hay una frase que se dijo después de las elecciones del 20D, que en su momento me resultó cuando menos, inquietante; y que ahora, con el transcurrir de estos más de cuatro meses desde entonces, me lo sigue resultando aún más, pero sobre todo se ha vuelto reveladora. Esa frase la dijo el hombre de moda, diseñado y construido por el grupo A3media, Pablo Manuel Iglesias Turión: “Nos ha faltado una semana y un debate”. Reveladora porque deja al descubierto varias cosas sobre este partido “emergente”, que encuesta tras encuesta se muestra como “efervescente”, dado el decreciente apoyo al partido y a su mesías. Tan preocupante es esa pérdida de apoyo que se vislumbraba para el 26J que se han tenido que aliar con IU, de la que tanto rehuían y a la que han puesto a caer de un burro en tantas ocasiones antes de que se hicieran falta mutuamente.

La frase en cuestión sobre que les faltó una semana y un debate plantea en principio una pregunta: ¿para qué?. Si en las elecciones de diciembre consiguieron cuarenta y dos escaños (o sesenta y nueve si se le suman las confluencias) y el PP obtuvo ciento veintitrés dudo que el señor Iglesias pretendiera en una semana y un debate vencer a la derecha, por muy optimista que fuera el hombre o por muy tontos que pensara que somos el resto. Lo que pretendía el señor Iglesias con una semana y un debate más no era acabar con la desesperada situación de 1.572.900 familias con todos los miembros en paro (por cierto, ya van por 1.610.900, datos de la última EPA),  ni con los desahucios, ni estaba pensando en los milmillonarios recortes en sanidad, educación, prestaciones por desempleo o dependencia, ni en los más de 1.200.000 jóvenes que desde 2012 se han tenido que marchar de España, ni en el 27% de españoles que malvive en riesgo de pobreza (según Intermon Oxfam), ni en que desde que la derecha está en el poder se haya multiplicado por siete la brecha entre ricos y pobres… No. El señor Iglesias es profesor de ciencias políticas y lo que le preocupaba en el juego político en el que se siente como pez en el agua y para lo que le hacía falta una semana y un debate más era para desbancar al PSOE del segundo puesto, previsión demasiado optimista también, por cierto. Es lo que ha pretendido desde que empezó en esto de la política y en lo que ha soñado siempre desde sus tribunas en la universidad y en los foros bolivarianos que le jalean y aumentan su autoestima hasta límites enfermizos.

Pero la dichosa frase también explica por qué durante estos más de cuatro meses ha hecho imposible un pacto de gobierno que hiciera posible un cambio en nuestro país. Él hizo las cuentas el veintiuno de diciembre y llegó a la conclusión de que lo mejor para ganar el “juego” era no sólo una semana más sino seis meses y más debates. Por eso, en vez de como estadista a la altura que se exige a los políticos en tiempos tan difíciles, se ha portado como el típico que bebe más de la cuenta y mete la pata en las bodas. Antes de negociar ya estaba repartiendo sillones y ministerios; la vicepresidencia, interior, asuntos exteriores… Por cierto, ninguno de asuntos sociales. Ha realizado declaraciones rebosantes de cinismo y mala uva, ha arrojado cal viva al debate de constitución del parlamento, cal viva que ha caído encima de su talante y que tardará mucho tiempo en quitársela de encima. Y ha pedido lo imposible y dos huevos duros en esta negociación ficticia a la que ha estado jugando, con tal de que la negociación no llegara a buen término. Que hubiera habido un pacto de gobierno de partidos reformistas lo estábamos esperando millones y millones de españoles que nos consideramos de izquierda o de centro izquierda y que sufrimos a diario las políticas regresivas del PP y su voladura controlada del Estado del Bienestar,  y su acoso y derribo contra la clase media. Tres millones de españoles han abandonado la clase media y se han desplazado hacia abajo en la escala social durante la crisis. Pero eso, ya digo, no le importa al señor Iglesias. Él está más preocupado por ganar el “juego” y llegar al segundo puesto de la lista.

Todos los actuales políticos españoles en general deberían pedir perdón por convocarnos a unas nuevas elecciones que aventuran similares resultados, cinco o diez escaños más para arriba o más para abajo. Pero muy en particular debería pedir perdón el señor Iglesias, al frente de su partido del yes we can o del yes very well fandango. Pero ya que estamos de nuevas en éstas, ahora más que nunca los españoles no estamos para experimentos económicos. Necesitamos superar esta crisis sin que nadie se quede detrás y rescatando a los que por culpa de las políticas de la derecha y a la irresponsabilidad de Iglesias y sus acólitos siguen abandonando la clase media día a día y seguimos sufriendo los embates de esta injusta crisis.

Algunos el 27 de junio celebrarán, si les sale bien la jugada, que han desbancado al PSOE del segundo puesto y disfrutarán de esa gloria efímera de ganar un juego en el que no se gana nada porque no se cambia nada. Pero la inmensa mayoría de los españoles sólo celebraremos algo el 27 de junio sí se consigue un cambio real en nuestro país, si le damos la vuelta a la tortilla y empezamos a construir un país para todos.  Ese cambio sólo es posible si un gobierno socialista toma las riendas de nuestro país, si votamos con el corazón y con la cabeza. Si votamos que SÍ al SÍ.

Javier Vidal.

24 junio 2013

Levante

Éste es un poema que escribí en agosto de 1995. Por entonces era muy trágico; tenía un sentimiento trágico de mi existencia. Ahora es la existencia la que tiene un sentimiento cómico de mí y a veces hasta me hace gracia a mí también. Era agosto, hacía levante como hoy y las esperanzas, tan lejos como siempre. La foto la he cogido de internet. Ni idea de quién la ha hecho, pero esa hileras de arena las conozco muy bien.


Andas perdido
por un mar
de rostros amenazantes.
La fina arena del levante
ciega tus ojos mustios.


...Estás solo
y nadie te conoce
y tu propio nombre
te suena como un insulto.
 
Las huellas que dejas
sobre la tierra mojada
desaparecen al instante,
tragadas por la desidia.

El tiempo se desploma
sobre tus hombros...
y te dejas llevar por el embrujo
de esta mañana de agosto,
de este vagar sin rumbo
por una orilla extraña.
Te seduce la certeza
de dormir sin esperanzas;
te embriaga la pureza
de estar solo en el mundo,
devorado por la tristeza
de saborear uno a uno
los fracasos en la batalla.


Ríete al menos,
llora si puedes;
deja que tu aliento
se pierda en la marejada.
Descansa, duerme;
ya has corrido bastante
detrás de sueños inciertos.
Duerme, descansa
la función debe seguir,
pero tu papel se te ha olvidado.

La vida ya no es posible,
pero habrá que superarla.

Javier Vidal.‑ 
Agosto 1.995

12 mayo 2013

Cualquier sistema que montéis sin nosotros...



Ésto que lee esa voz excelente es un poema de otro hombre con una voz de oro: Leonard Cohen. Ésta es el poema original:

Any system you contrive without us
will be brought down
We warned you before
and nothing that you built has stood
Hear it as you lean over your blueprint
Hear it as you roll up your sleeve
Hear it once again
Any system you contrive without us
will be brought down

You have your drugs
You have your guns
You have your Pyramids your Pentagons
With all your grass and bullets
you cannot hunt us any more
All that we disclose of ourselves forever
is this warning
Nothing that you built has stood
Any system you contrive without us
will be brought down.

19 enero 2013

Bombazo en la línea de flotación del PP



Lo que hemos sabido los españoles estos últimos días cuesta mucho trabajo digerirlo. Resulta que el partido que ahora gobierna España ha estado alimentándose de dinero negro procedente de comisiones ilegales durante más de veinte años. Y que ese dinero, aparte de para financiar al partido se entregaba a determinados miembros de su cúpula en sobres. En esta ocasión han sido más finos que los chorizos del caso Malaya, que los daban en bolsas de basura. En esta ocasión iban en sobres, menos cuantiosos pero con el mismo insoportable olor de la corrupción institucionalizada. Han buscado un cabeza de turco y lo han encontrado en un tal Luís Bárcenas, tesorero del partido aún con despacho en Génova. A este hombre le han encontrado cuentas en Suiza por valor de 22 millones de euros. Habría que preguntarse si este dinero era sólo para él o era sólo un testaferro del partido o de otras personas del partido. En cualquier caso tiene mandanga la cosa: el tesorero del partido que gobierna España camufla 22 millones a Suiza, libres de polvo y paja. 

En el PP andan todos revueltos y por supuesto la primera frase que se ha escuchado es la que se escuchaba en clase de primaria cuando alguno hacía algo mal: “yo no he sido, maestra”. Ese “yo no he sido” se ha ido escuchando a lo largo de estos últimos días por boca de muchos peperos que se quieren sacudir como si fueran avispas los tentáculos de esta trama de corrupción del Partido Popular, que por supuesto enlaza entre otros con el caso Gürtel. 

En internet está todo el mundo revuelto poniendo como los trapos a los del PP y apuntando directamente a Rajoy. En Twitter ha sido trending topic  #corruPPlandia, lo que da una idea de hasta dónde estamos los españoles de la corrupción política. Porque no hemos tenido conocimiento sólo de esa noticia. También hemos conocido que Juan José Güemes, que fue consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, lo quería contratar la misma empresa a la que él dio un servicio público después de privatizarlo siendo consejero. Al final ha tenido que dimitir, sabe Dios si por vergüenza o por otra cosa. Para más indignación este señor está casado con Andrea Fabra,  aquella señora que dejó de serlo cuando gritó “que se jodan” cuando en el Congreso se estaban votando importantes recortes para los parados. 

Y también hemos tenido que enterarnos de cómo Ignacio González, presidente pepero de la Comunidad de Madrid, ha tenido que admitir (trabajito le ha costado) que compró un ático de 496 metros cuadrados en Marbella por valor de 770.000 euros. Y como dice la canción: “Qué tendrá Marbella, qué tendrá la costa que todo el que llega allí se coloca”. Allí van a parar los del caso Malaya, Carlos Dívar y ahora el presidente Ignacio González. Por lo visto se colocan todos los que viven del cuento pero no se colocan los cinco millones de desempleados. 

Ni los millones de desempleados ni el resto de los españoles viviremos a cuerpo de rey como esta gente. Mientras nos exigen sacrificios, mientras nos recortan, mientras privatizan los servicios públicos y se lo dan a empresas amigas, mientras legislan a su puro interés e indultan a los suyos, mientras enarbolan la bandera de la transparencia y la honestidad, los españolitos de a pie nos tenemos que enterar de estas noticias que dan en la línea de flotación del partido que está en el poder. Pero sobre todo nos deja más indignados todavía porque después de que nos hayan acusado tantas veces de vivir por encima de nuestras posibilidades lo cierto es que ahora estamos aguantando corrupción y cinismo por encima de nuestras posibilidades.

15 diciembre 2012

El día de mañana




En 2004 se hizo una película que se llamaba “El día de mañana” en la que se vaticinaban una serie de desastres naturales para un futuro cercano. Ahora que estamos cerca de la tan cacareada fecha del 21 de diciembre de 2012 la NASA ya ha aclarado que el mundo no se acabará. Sin embargo, aunque no sea a base de desastres naturales sí hay gente que está organizando todo para que nuestro futuro sí sea desastroso. Los grandes capitales financieros mundiales, la Europa de los mercaderes, Ángela Merkel y su perrito faldero, Rajoy, ya han diseñado nuestro día de mañana. 

Según un informe de Intermon Oxfam en 2022 España tendrá “una población envejecida, empobrecida y desestructurada. Con cuatro de cada diez personas por debajo del umbral de la pobreza. Ricos que ingresan hasta quince veces lo que obtienen las rentas más bajas. Una brecha social ya casi imposible de volver a cerrar”. Ese futuro al que nos dirigimos lo están diseñando ya valiéndose de las armas de la democracia. 

Los ilusos de los españoles hemos puesto en el poder a un PP que allana el camino hacia la brecha social. Con la legislación en la mano y la legitimidad de sus votos obtenidos a base de mentiras (que no se nos olvide este detalle) el gobierno del PP está abriendo a marchas forzadas esa brecha social entre pobres y riquísimos. Durante el gobierno del Sr. Aznar se vendieron 48 empresas públicas por debajo de su valor real, entre ellas Red Eléctrica Española, Iberia y Telefónica. Ahora el Sr. Rajoy sigue desmantelando el sector público. Está privatizando la sanidad para que se puedan hacer ricos unos cuantos a base de que nosotros, los ciudadanos de a pie, tengamos una sanidad mucho peor y se negocie con nuestra salud. De paso mandan a miles de profesionales a la calle para seguir alimentando la base social de consumidores empobrecidos. Todos sabemos que se está desmantelando la sanidad pública y animándonos a que nos hagamos un seguro privado para que perdamos todo lo conseguido hasta ahora. Ahora han implantado el tantas veces negado copago o repago; esta semana nos sorprenden con que los enfermos crónicos tendrán que pagarse su ambulancia. No nos engañemos, este camino de cobrarnos cada vez más continuará. Por no hablar de que ya la energía, el agua, las comunicaciones cada día están más caras sin que ningún gobierno pueda evitarlo porque ya están en manos privadas. 

Hemos vivido una época en la que cualquier niño, si era listo y estudioso, podía llegar a ser juez, notario, médico o miembro del Tribunal Supremo. El Estado le garantizaba una universidad pública de calidad y un eficiente sistema de becas. Ahora, con la nueva educación que está diseñando el gobierno, las altas tasas universitarias, el supuesto prestigio de las universidades privadas, el consiguiente desprestigio de la escuela y la universidad públicas y el cercenamiento del sistema de becas, sólo podrán estudiar los ricos. Sólo los que tengan dinero suficiente para pagar las altísimas matrículas de las universidades privadas podrán ver a su hijo vestido de juez, notario, médico o miembro del Tribunal Supremo. 

Cada día vemos las mismas noticias que todo el mundo. Nos ponen el foco de atención en lo que les interesa, aunque sólo sea que un gato se ha quedado atrapado en un árbol y una vieja lo ha salvado o que ha caído un chaparrón en un pueblo y se ha anegado un garaje. Mientras no se dedica un minuto a tantas guerras perdidas o tantas miserias olvidadas. Nos han acostumbrado a que compremos en la gran superficie comercial donde están las mismas tiendas que en cualquier ciudad del mundo. Multinacionales que explotan a sus trabajadores mientras recogen cada año miles de millones de beneficios. Y no nos importa vestir todos iguales, consumir los mismos productos desnaturalizados y llenos de tóxicos y de paso ver la misma mala película que están viendo en todas las ciudades del mundo. Mientras las pequeñas empresas locales se mueren de asco, mientras los autónomos que pusieron sus esperanzas en su pequeño negocio ven como nos montamos en el coche y los abandonamos y nos dirigimos en bandada hacia la superficie comercial para comprar regalos, para comprar la misma ropa que todo el mundo y la misma comida desnaturalizada que todo el mundo.  

El día de mañana se acerca cada vez más rápido al día de hoy, y ese día es muy desalentador. La brecha social se está haciendo enorme. Si no estás entre los muy ricos probablemente ya estás o estarás entre los que sobreviven o entre los pobres. Pero ya todos estamos entre ese gran grupo de gente sin nombre, meros consumidores y obreros que sobrevivimos en una ilusión de democracia y cacareamos las mismas opiniones a través del twitter o del facebook, el mismo pensamiento único, la misma cultura global. Tenemos que movernos, hablar, manifestarnos, darnos cuenta al menos de lo que nos está pasando, de la sociedad desigualitaria y deshumanizada hacia la que nos dirigimos. Y mientras tanto, nosotros, esos a los que nos están recortando tanto, los desheredados, ayudarnos los unos a los otros y buscar no lo que nos diferencia sino lo que nos une. 

A partir de mañana, en ese futuro cercano y oscuro que se acerca demasiado al hoy, todos tenemos una responsabilidad: responsabilidad como ciudadanos más comprometidos con la sociedad en la que vivimos, más activos, más y mejor informados. Responsabilidad como electores, más exigentes y más críticos con nuestros dirigentes políticos. Y responsabilidad como vecinos, más solidarios con la gente de nuestro entorno, con los autónomos, con las pequeñas empresas locales, con la gente que es como nosotros. Así y sólo así es posible que entre todos cambiemos algo el día de mañana. 

Javier Vidal.-

06 diciembre 2012

If you give a little love..

Si el aleteo de una mariposa puede provocar un huracán en la otra parte del mundo imagina lo que cada uno puede hacer con un pequeño gesto.

20 febrero 2012

Hágase tu voluntad...

video

Esta es una de las canciones más bonitas que he escuchado. Está compuesta por Leonard Cohen, lo que asegura misticismo en la letra, melodía hipnótica y embriagadora y sobre todo belleza. En la voz de Antony se convierte en una auténtica oración de entrega y agradecimiento. Hágase tu voluntad...

El original en inglés es
If it be your will
That I speak no more
And my voice be still
As it was before
I will speak no more
I shall abide until
I am spoken for
If it be your will

If it be your will
If a voice be true
From this broken hill
I will sing to you
From this broken hill
All your praises they shall ring
If it be your will
To let me sing

If it be your will
If there is a choice
Let the rivers fill
Let the hills rejoice
Let your mercy spill
On all these burning hearts in hell
If it be your will
To make us well

and draw us near
Oh bind us tight
All your children here
In their rags of light
In our rags of light
All dressed to kill
And end this night
If it be your will

If it be your will.